Nosotros

SINDICALIZÁNDONOS está integrado por un grupo de profesionales que trabaja en la conformación de una organización que defienda los derechos laborales de los trabajadores de las bibliotecas. Más allá del cargo que se ocupe, el tipo de biblioteca donde se trabaje o el nivel académico al que se pudo acceder, como trabajadores compartimos -en mayor o menor medida- las mismas injusticias y carencias.

Los bibliotecarios nos encontramos con la posibilidad de realizar un sueño: un sindicato de bibliotecarios que defienda realmente al trabajador en bibliotecas, a los profesionales, a los estudiantes. Que se involucre real y efectivamente con su problemática, que convoque a paritarias, que realice convenios colectivos de trabajo, que fije sueldos, que haga convenios de cooperación, que interceda para lograr políticas de información, escalafones que encasillen dentro de cada biblioteca a los distintos niveles, y más. Sea para el trabajador de una biblioteca chiquitita, nimia en dimensiones, perdida en el interior del país, pero tan valorada por sus lectores, por sus trabajadores, por el pibe que descubre un cuento, quizás por primera vez.

Diversas asambleas se han sucedido en estos años: se ha debatido, participado en eventos para difundir el trabajo, se sigue trabajando para crear este sueño. Este sueño, por muchos compartido, necesita de la presencia real y efectiva, del compromiso, del cariño, de la construcción y del debate, de la pluralidad de opciones. 

Así nos adentramos a un problema que nos envuelve (no sólo a los bibliotecarios): ¿Cómo involucrarme?, ¿cómo participar?, ¿cómo hago que estoy lejos?, ¿cómo hago que estoy cerca, pero no tengo tiempo?, ¿cómo hago que quiero pero estoy cansado, descreído?.

El gran desafío, que nos envuelve a toda la sociedad, no es el reclamo. Todos reclamamos una sociedad más justa, una profesión más justa, respeto, un salario digno. El desafío -amigos, colegas, compañeros, oyentes, lectores- que se nos plantea hoy es construir.
A través de la construcción podemos contribuir real y efectivamente a que nuestros reclamos se hagan realidad, a través de propuestas. La construcción es el desafío. Tenemos la oportunidad de CONSTRUIR, de PARTICIPAR, de asumirnos como personas que tenemos un objetivo en común, de asumir que siempre hacemos política, aún desde el neutralismo. 
Oyentes, lectores, compañeros, colegas, amigos, bibliotecarios: Construyamos, Participemos, Seamos Solidarios. Es necesario debatir, discutir, respetar, construir una vez más.

HAGAMOS NUESTRO SUEÑO REALIDAD.
¡HACIA UN NUEVO SINDICATO DE BIBLIOTECARIOS!

foxyform